Desde que el hombre aprendió a cazar, la carne de animales, y en especial la carne de vacuno y su posterior ganadería, ha formado parte esencial de nuestra dieta. Siglos después, y cuando mayor preocupación existe en todo el mundo con los beneficios de llevar una dieta equilibrada y saludable, las diferentes formas de comer este tipo de carne resultan imprescindibles por su elevado valor nutricional.