La carne de vacuno ayuda a compensar el déficit de vitamina D por el confinamiento


Estamos en cuarentena y, aunque no lo sepas, muy probablemente tus niveles de vitamina D estén sufriendo un significativo bajón durante estas semanas. Una vitamina que es fundamental para numerosas funciones del organismo, y cuyo déficit está relacionado con enfermedades autoinmunes y otras dolencias óseas como la artrosis, la artritis o la osteoporosis.

¿A qué se debe? Pues, a pesar de que estemos llevando una dieta equilibrada, variada, seamos estrictos con las cinco comidas o bebamos el agua que nos recomiendan los expertos, aproximadamente el 80% la recibimos de los rayos del sol. Por lo que, en una situación de confinamiento en casa, donde no hacemos todo el deporte que deberíamos y donde apenas tenemos contacto con el exterior y no podemos disfrutar del calor del astro rey en la misma medida que una semana normal, puede surgir un foco de problemas que debemos evitar.

Por esta razón, es importante aumentar en estas semanas la ingesta de alimentos con un elevado aporte de vitamina D, y desde Fans del vacuno queremos sugerirte que aumentes el consumo de una serie de alimentos que nos permiten mantener unos niveles aceptables de esta vitamina tan básica.

Bone In Rib Eye row Steak and knife
carrusel-blog1

Los micronutrientes aportados por la carne de vacuno

Entre sus muchos beneficios para la salud, la carne de vacuno es un alimento con un aporte extraordinario de micronutrientes, donde destacan las vitaminas del grupo B, especialmente la B12. Y hay que destacar la importancia del aporte de vitamina D, por lo que su consumo es muy recomendable por darnos este micronutriente, también presente en otras carnes, como el pollo o el cordero.

Según los expertos, para compensar el déficit de vitamina D es importante apostar por cocciones sencillas, que permiten que se conserven bien todos esos nutrientes. Por ejemplo, una de las piezas de vacuno que mejor ayudan en mejorar ese aporte vitamínico a falta de sol es el hígado de ternera. Es uno de los alimentos de origen animal con mayor cantidad de esta vitamina, y que también nos aporta fósforo, calcio, potasio, ácido fólico, además de otras vitaminas.

Otros alimentos fuente de vitamina D

Otra forma de conseguir una fuente de vitamina D es consumir lácteos enteros en la medida de lo posible. Una buena parte de la población consume lácteos desnatados o semidesnatados, pero para que esta vitamina se sintetice bien necesita la grasa de la leche, que solo encontramos en la entera y sus derivados (quesos, yogures…).

 

También, pescados azules como el atún, las sardinas, la caballa, el bonito, los salmonetes o el pez espada contienen un alto porcentaje de esta preciada vitamina, además de aportarnos nutrientes esenciales como los ácidos grasos omega 3.

Los huevos también son fuente importante, y es fundamental comerlos enteros, sin separar la clara de la yema. Es ésta es donde se encuentra la grasa el medio en el que se va a disolver esta vitamina para que nuestro organismo la pueda sintetizar.

Y, por último, también podemos encontrar esta vitamina D en las verduras, sobre todo en setas y champiñones, por ejemplo, para acompañar como guarnición a un delicioso guiso o una carne de vacuno a la plancha.

Te puede interesar…

blog4
La importancia de comer carne de vacuno en la edad adulta
carrusel-blog3
¿Cuántas veces debo comer carne a la semana?