Cómo evitar los ‘pecados carnales’ más frecuentes


Para cocinar una pieza de carne de forma correcta no es necesario ser chef Michelin o tener estudios sobre cocina, ni aplicar técnicas muy complicadas. Sí hay ocasiones en las que podemos llegar a cometer algunos errores absurdos, en los procesos más sencillos, al preparar carne de vacuno.

Para que puedas disfrutar de la mejor carne de vacuno española no sólo hay que tener una buena pieza o un buen corte, sino que necesitas saber cómo tratarla, cortarla y cocinarla, para que así te quede lo más tierna y jugosa posible. Es más sencillo de lo que parece, pero aun así te vamos a mostrar los errores más comunes al cocinar el vacuno para que no cometas ‘pecados carnales’ y disfrutes de un bocado exquisito.

1. No cocines la carne inmediatamente después de sacar de la nevera.

Al sacar la pieza del frigorífico y ponerla directamente al fuego, te puede llevar a lograr una cocción irregular. Por el interior, al mantener más el frio, puede quedar más crudo que por el exterior, que quizá se cocine más de lo debido.

Es muy recomendable que saques la carne del frío unos 15 o 20 minutos antes de prepararla, con lo que consigues que coja temperatura ambiente y uniforme en todas sus partes.

2. Nunca añadas la pieza cuando la sartén esté aun fría.

Añadir la carne cuando la sartén aún no está caliente es uno de los errores más comunes y provoca que la carne acabe adhiriéndose a la sartén.
Siempre debes recordar añadir la carne cuando la sartén con aceite, en mayor o menos cantidad, esté bien caliente. Con esto conseguirás que quede mejor sellada, que no pierda sus jugos y que así esté más jugosa y tierna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. No pinches la carne de vacuno ni le des excesivas vueltas.

Al pinchar tu carne, lo único que conseguirás es que los jugos se escapen y acaben evaporándose, lo que resta jugosidad a la carne. Por otro lado, si le das demasiado la vuelta a la pieza, corres el riesgo de alterar en exceso la cocción o que sea irregular.
Lo preferible es evitar pincharla y no voltearla demasiado si lo que quieres es obtener ese dorado correcto y homogéneo que la hace tan irresistible.

4. La sal, mejor al final.

Es recomendable echar la sal al final y no al principio de cocinar la carne. Si echamos la sal antes, los jugos esenciales se pierden y al final nos quedará más dura y seca. ¡Ojo con la cantidad! Si echamos demasiada sal al principio, también haremos que la carne se cocine más rápidamente y tengamos la posibilidad de que se queme.

5. No sirvas un filete recién sacado de la parrilla o del a sartén.

Una vez hayas conseguido el cocinado perfecto, no olvides dejarlo reposar. De esta manera, la carne se relaja y los jugos vuelven a su interior. El tiempo de espera para servir la carne depende de su tamaño, aunque tampoco es bueno que la carne se sirva fría.

 

 Estos son algunos de los errores más comunes que cometemos al cocinar carne de vacuno. Después saber todo esto, esperamos haberte ayudado a conseguir una mejor degustación y exprimir al máximo tu manjar.

.

Te puede interesar…

blog4
¿En qué punto debemos comer la carne de vacuno?
carrusel-blog3
¿Dónde se come el mejor rabo de toro en Córdoba?