Cómo hacer la parrillada perfecta

barbacoa perfecta

Queridos fans. Como bien sabéis, en la mayoría de reuniones veraniegas con familia y amigos hay siempre una protagonista: la parrilla. Y la pregunta estrella es: ¿quién se pone a cocinar? ¿A quién le toca hoy ser el encargado/a de las brasas?. Muchas veces la iniciativa brilla por su ausencia, pues pocos tenemos los conocimientos y trucos requeridos para poder hacer la barbacoa perfecta. Y para eso venimos hoy, para darte esos tips básicos que harán que seas el chef que lleve la batuta en cualquier quedada estival. Sigue leyendo y ¡toma buena nota para acabar siendo el rey o la reina de las brasas!

• Algo obvio, pero en lo que siempre acabamos pecando. Ten controlado el número de personas que se van a reunir en la parrillada y compra cantidades de carne de acuerdo a este dato. Se nos va la mano, y siempre acaba sobrando un montón, pero ten en cuenta que, de media, unos 400 gr de carne por persona es lo ideal.

• Si estás decidido a erigirte como el dueño de las brasas, te pedimos una cosa: que seas paciente. Todo lo bueno lleva su tiempo, y más si hablamos de cocinar carne a la parrilla. Espera a que las brasas ya sean maduras, es decir, que estén blancas o grisáceas. La parrilla no muy cerca de las brasas y, a partir de ahí y tal y como te advertíamos, paciencia y tiempo para que las carnes se cocinen debidamente. Por cierto, prohibido tocar la carne y estar dándole vueltas constantemente.

• Como fuente de calor, te recomendamos que vayas a lo seguro y apuestes por el carbón. El más afamado para parrilladas es el de maderas duras como la encina, un tipo de carbón vegetal aromático que se obtiene al someter a la madera a 500º.

• Ten en tu poder artilugios apropiados para poder dar la vuelta a la carne correctamente y, sobre todo, para velar siempre por tu seguridad. Pinzas largas y guantes son algunos de los utensilios con los que tienes que contar como mejores aliados al frente de las brasas.

• No olvides dejar reposar la carne a temperatura ambiente como mínimo una hora antes de empezar a cocinarla.

• También tienes que recordar no sazonar la carne antes de ponerla en la parrilla. Échale sal una vez esté cocinada para que quede más sabrosa.

• En cuanto a la ubicación de las carnes, te recomendamos, por lógica, que las piezas de cocción rápida, como los chorizos o la entraña, los pongas adelante en la parrilla, porque son los cortes que se suelen servir primero.

• Por otra parte, lo primero que debe ubicarse en las brasas son los cortes con hueso y los más gruesos, a fuego lento, para que vayan cocinándose lentamente, como el vacío, el churrasco y el chuletón.

Esto ha sido todo por hoy, querido fan del vacuno. Aquí te dejamos los consejos básicos para defenderte con las brasas y preparar unas carnes de rechupete para todos tus seres queridos. Si quieres ir mas allá y seguir aprendiendo de este mundo, te recomendamos que le eches un vistazo a este otro post en el que detallamos los cortes ideales de carne de vacuno para usar en parrilladas.

 

Te puede interesar…

blog4
La importancia de comer carne de vacuno en la edad adulta
carrusel-blog3
¿Cuántas veces debo comer carne a la semana?