LA IMPORTANCIA DE la CARNE DE VACUNO EN LOS COMEDORES ESCOLARES


La importancia de una alimentación equilibrada en los primeros años de vida es algo imprescindible, y son muchos los padres preocupados por dar a sus hijos la dieta que mejor les va a permitir crecer y desarrollarse con absoluta normalidad. Y, por supuesto, nuestra querida carne de vacuno no debe faltar.
Sin embargo, en los últimos meses han surgido dos iniciativas por parte de sendos ayuntamientos, el de Barcelona y el de Collado Villalba, instando a los colegios a limitar, de distinta forma, el consumo de carne.

Por ello, y como buenos amantes del vacuno que somos, hemos querido contrastarlo con profesionales para poder ofrecer una perspectiva técnica y objetiva del asunto y corroborar la necesidad de comer carne de vacuno en edad escolar.

Los profesionales nutricionales abogan por su consumo

El aspecto profesional y técnico del asunto nos lo aporta Ana Golpe, reconocida nutricionista con una amplia trayectoria. Ana afirma que el consumo de carne en edades tempranas es “esencial para el crecimiento y el desarrollo cognitivo”, y se remite a una información de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) ante lo que tacha como “injustificada alarma social referente al consumo de carne”. En la nota enviada a los medios, la SEPEAP aseguraba que “la ingesta de carne sigue siendo necesaria para el desarrollo del niño”, en especial porque, durante la infancia y la adolescencia, es mayor la necesidad de proteínas, vitaminas y minerales, presentes en gran parte en la carne de vacuno.

El alto valor proteico no es el único factor por el que es recomendable el consumo de carne. La experta destaca también su importancia como gran aliada en la prevención de deficiencias de hierro y zinc. “Además, sabemos que es un alimento que suele gustar mucho a los niños, lo que ayuda a poder introducirlo en la alimentación diaria de los más pequeños, tanto en casa como en los comedores escolares”, asegura.

 

 Los colegios no quieren que se ‘juegue’ con la comida.

También hemos querido conocer más sobre la postura de los colegios, a los que muchos confiamos la alimentación diaria de nuestros hijos. Así, el director de un centro de las afueras que Madrid nos cuenta que son perfectamente “conscientes” de la importancia de proporcionar a sus alumnos una dieta equilibrada mediterránea. “La empresa de catering que diariamente provee de materia prima a nuestro comedor cuida mucho la salud de los alumnos. A través de sus nutricionistas colegiados, mensualmente nos envían sus menús para que podamos saber, mes a mes, qué es lo que vamos a comer. Los alumnos, pero también los profesores”. Y continúa: “En nuestro colegio, no creemos en las ideas felices que puedan tener determinados políticos, porque además no son ellos quienes deciden qué es lo que tenemos que comer o lo que tienen que comer nuestros alumnos”. Y, desde su punto de vista, no considera “lógico” el limitar la presencia de carne de vacuno en los comedores, “no solo porque es necesaria, sino porque debemos equilibrar nuestra comida y los alumnos deben comer de todo, al igual que en su casa”, concluye.

El responsable de otro colegio de Valencia, además de apostar por lo que llama una “dieta de proximidad”, puesto que utilizan casi en un 80% alimentos locales, asegura que no les afectarían las restricciones que delimitan el consumo de carne a sus colegiales. “En el colegio no se come más de dos veces, como mucho, a la semana”. Y concluye: “Lo que no podemos es volvernos locos y querer legislar por capricho o por modas”.

Los padres creen en las propiedades de la carne de vacuno

 Y el tercer punto de vista nos lo ofrecen los padres de los alumnos que se verían afectados por estas medidas restrictivas. Partiendo de la base de lo complicado que se vuelve hoy en día seguir una dieta equilibrada en los hogares, debido a la falta de tiempo, el ritmo de vida y los diferentes gustos que tiene cada miembro de la familia, resulta esencial “que el comedor, que supone para los peques casi la mitad de su dieta semanal, sí tenga un poco de todo”, declara el padre de un alumno de un centro madrileño. “Es un error querer limitar el consumo de carne o tratar de influir en la nutrición desde la política. El colegio ya sigue unas pautas marcadas por profesionales, entiendo, y son ellos los que mejor saben lo que tienen que comer nuestros hijos”, afirma el papá consultado.

En una época repleta de mitos sobre alimentación saludable, particularmente en relación a los parámetros adecuados de consumo de carne de vacuno, a menudo se lanzan mensajes sin evidencia científica, que, como también nos comenta Ana Golpe: “se podrían combatir con buenas campañas informativas que ayuden a adquirir hábitos nutricionales que mejoren la salud y calidad de vida de la población, tanto infantil como adulta”.

 

Desde Fans del Vacuno, además de recomendaros disfrutar de la mejor carne del mundo, la nuestra, apostamos por un consumo moderado de carne de vacuno, dentro de una dieta equilibrada en la que disfrutemos de todos. Nosotros y nuestros pequeños. Buen provecho.

Te puede interesar…

blog4
La importancia de comer carne de vacuno en la edad adulta
carrusel-blog3
¿Cuántas veces debo comer carne a la semana?