Al César lo que es del César… y hamburguesa solo si lleva carne

Ni es oro todo lo que reluce, ni es hamburguesa todo lo que se le quiere parecer. La campaña www.BuscalesUnNombre.com quiere reivindicar el uso de la palabra solo para los productos que llevan carne, como así lo reconoce la legislación española, e intentar ofrecer una alternativa para que que dejen de llamarse así. Es una campaña divertida, que busca la complicidad de un consumidor cansado de que quieran engañarle, pero en realidad es un tema muy serio que el sector de la carne de vacuno lleva años lidiando.
Hablamos hoy sobre la legalidad e idoneidad de llamar “carne/hamburguesa” a productos elaborados con todo tipo de ingredientes y sin incluir en ningún caso verdadera carne en su composición, y cómo los fans del vacuno no podemos sino defender de lo nuestro: nuestra querida y deliciosa carne de vacuno.

La enmienda 165.

En abril del año 2020 se presentaron ante el Parlamento Europeo las enmiendas 165 y 171 del informe de la Comisión de la Agricultura y Desarrollo Rural. La 165 pretendía prohibir la equiparación en términos de nomenclatura de cualquier tipo de producto que imite a la carne y sea de origen vegetal. Ambas se aprobaron en el informe de la ComAgri sobre el nuevo Reglamento de la OCM en abril de 2019.
Sin embargo, la votación en el Pleno del Parlamento Europeo tuvo un resultado contrario, con lo que los europarlamentarios decidieron no posicionarse en este asunto manteniendo el status quo actual, es decir, permitir a cada Estado Miembro que aplique su propia legislación y no armonizarlo en el marco comunitario. En ausencia de esta normativa europea, se traspasa a cada país la responsabilidad de hacer cumplir su propia legislación. En el caso de España, es muy clara y se enmarca en el RD 474/2014 de 13 de junio, por el que se aprueba la norma de calidad de los derivados cárnicos. Por lo tanto, el sector no exige más que el cumplimiento de la legislación vigente.

No es solo una cuestión de nombre.

Las enmiendas propuestas desde el sector ganadero europeo alegan motivos de diversa índole para demostrar que deben salir adelante.
Por un lado, estos productos que se hacen llamar “hamburguesas” incluyen un amplio abanico de ingredientes que son sometidos a procesos tecnológicos para obtener la combinación deseada. Una verdadera incongruencia si tenemos en cuenta los numerosos colectivos que buscan los productos naturales y de proximidad pero sin embargo no señalan la mezcla de más de 17 ingredientes para que la textura, sabor o color de estos productos en cuestión sean similares a los de un producto natural como es la carne.
Desde un punto de vista nutricional, no podemos olvidar los peligros que ello conlleva para, por ejemplo, los más pequeños. Una alimentación infantil basada en dieta vegetal acarrea deficiencias nutricionales, tal y como ya hemos contrastado con una reputada nutricionista en otro post.
También el sector a nivel europeo alega cuestiones ambientales, y, para ello, dejamos a vuestra disposición otra entrada en la web que explica la beneficiosa contribución de la actividad ganadera en los territorios en los que esta se desarrolla.
Además, si atendemos al punto de vista social, distintos estudios defienden cómo la carne se encuentra muy presente en la cultura occidental.

Cada cosa por su nombre…

No tratamos de avivar la vieja pugna entre consumir carne o no, porque todos los alimentos deben estar presentes en nuestra dieta para que sea lo más saludable y beneficiosa posible. Sino que todo se reduce a que llamemos a cada cosa por su verdadero nombre. Y aunque los consumidores puedan ser conscientes de que una “hamburguesa vegana” no lleva carne, se les hace creer erróneamente que se trata de un óptimo equivalente nutricional, además de ser una forma de querer confundir a los usuarios en un mercado en el que el respeto por el origen de los alimentos y su denominación son clave. Sobre todo porque la legislación europea debe ser totalmente transparente de cara a los consumidores. Y debe demostrarlo, consideramos, exigiendo un cambio de denominación de estos productos, como ya se hizo con las variantes de la leche.

Te puede interesar…

blog4
La importancia de comer carne de vacuno en la edad adulta
carrusel-blog3
¿Cuántas veces debo comer carne a la semana?