Las 10 reglas de oro para ser un invitado navideño… de 10

Cenas familiares, de amigos, de empresa, del club… son algunas de las típicas celebraciones que tenemos por delante en estas fechas navideñas (y que, conociéndonos, cada una de ellas estará debidamente acompañada por una exquisita pieza de vacuno). Pero, una pregunta, ¿estáis realmente seguros de saber cómo comportaros en cada situación?

Tomad aire y poned atención, porque vuestros amigos del vacuno se han adelantado y, aunque somos plenamente conscientes de que después de todos estos meses de contención estáis deseando despendolaros en las fiestas que se aproximan, antes de nada queremos repasar algunas reglas de oro para que seáis unos excelentes invitados, sea cual sea la ocasión:

1. Regla de oro para cualquier evento: sé puntual. Sabemos que quieres ir impecable esta navidad y vas a aprovechar para sacar a relucir tus mejores galas, pero, por respeto a tus anfitriones y a los demás invitados, ve con el tiempo suficiente. Y si surge algún contratiempo, ¡no olvides avisar!

2. Sé agradecido y lleva un detalle a tus anfitriones. No hace falta que compres nada, ponte manos a la obra y prepara tu plato estrella o un buen postre. Y si la cocina no es lo tuyo, no fallarás si te decides por una buena botella de vino. Detalles simples que, sin duda, harán las delicias de tus acompañantes de velada.

3. Eres el invitado, pero no olvides poner de tu parte y ayudar en lo que sea, como llevar los platos a la mesa para hacer más liviano el trabajo de los anfitriones.

4. No te sientes en el primer sitio que veas. Quizás los organizadores de la velada han pensado ya un sitio específico para cada invitado, ya sea por evitar momentos incomodos o por otras razones. Así que acuérdate y pregunta primero, no vaya a ser que te sientes donde no debes.

5. Por muy lleno que estés o muchas copas que te hayas tomado mientras comías, cuando acabe la cena continúa siendo servicial y ofrécete para ayudar a recoger la mesa.

6. Hablando del tema anterior: por favor, contrólate. Modera lo que comes y bebes, sobre todo si se trata de situaciones que requieren mantener la compostura y formalidad, como una cena de empresa o con personas con las que no tienes suficiente confianza.

7. Si eres fumador, no te levantes en plena comida. Y después, si no puedes controlar tus ganas, lo mejor que puedes hacer es preguntar a tu anfitrión cuál es el sitio adecuado para hacerlo.

8. Valora la confianza y la formalidad de la ocasión para mostrarte más distendido o no. Sé tu mismo siempre, obvio, pero ten en cuenta que no todos los encuentros que tengas estas fechas tendrán el mismo grado de seriedad.

9. Tú si que vales. Preparando copas, catando el vino, hablando de las bondades de la carne de vacuno, pues a estas alturas ya debes ser un experto… Es momento para sacar a relucir esos talentos y compartirlos con el resto de comensales.

10. Sabemos que tu cuerpo aguanta hasta altas horas de la noche, pero no pierdas de vista las señales que tus anfitriones puedan estar haciendo para dar por terminada la velada. ¡En algún momento habrá que irse!

Éstas y otras recomendaciones las puedes encontrar en nuestro ebook gratuito para amantes de la carne de vacuno en el que han participado expertos de diferentes sectores. Esperamos que este post te haya sido de ayuda para refrescar las reglas básicas del perfecto invitado.  Síguelas y te aseguramos que triunfarás en cualquier ocasión que se te presente estas navidades. Felices fiestas.

Te puede interesar…

blog4
La importancia de comer carne de vacuno en la edad adulta
carrusel-blog3
¿Cuántas veces debo comer carne a la semana?